Publicidad, la historia del mañana

Todos los que nos dedicamos a este mundillo de la publicidad sabemos que se trata de una disciplina muy ligada a la actulidad. Sabemos que, en muchas ocasiones, los publicistas echamos mano de las novedades cinematográficas, políticas, estructurales y sociales entre otras para elaborar gráficas, spots y toda clase de material publicitario y, sin saberlo, estamos creando un gran libro de historia mediático y entretenido.

Muchos estudios sociales incluyen entre sus páginas análisis de spots -hoy en día impensables- para analizar y comprender la sociedad de una época determinada, ya que lo que se mostraba era escaparate de lo que se vivia. Recordamos anuncios completamente machistas que se emitían sin ningún pudor durante los años ’60.

El problema es la hitoria actual que estamos escribiendo. Todo es reflejo de corrupción y escándalo y es preocupante que sean este tipo de noticias las que sean material para la publicidad.

Las campañas más nuevas que se hacen eco de los malos momentos sociales que estamos viviendo las firman algunas como Ryanair y la marca alemana Blush. Sin duda dos ejemplos de publidad ligada al momento social que reflejan malos actos.

En el caso de Ryanair, la empresa ha lanzado una imagen en su web en la que se burla de Teddy Bautista, ex director de la SGAE, poniendole en una viñeta y adjuntando un bocadillo en el que leemos: “Con tarifas tan bajas dejo de cobrar el canon digital”.

Imagen de marketingdirecto.com

Por otro lado, Blush, la marca de lencería alemana ha lanzado una campaña gráfica de fotos de modelos en ropa interior en actitud muy sensual en la que se lee en letras muy grandes: “Rupert: ¿por qué escuchar si puedes mirar? haciendo clara referencia al escándalo de escuchas telefónicas del diario News of the World. Además, en esta campaña se pueden leer titulares como “Aquí va una excluvida picante para ti, Rebekah” o “Hola James; mira nuestro pequeño secreto”.

En fin, una mota de humos entre la corrupción y los escándalos del siglo XXI


Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *