¿Por qué me cae bien este y no otro?

La relación entre las personas es complicada. Aunque hablemos el mismo idioma, a veces la comunicación se hace complicada.

Además, muchas veces prejuzgamos a las personas nuevas que conocemos y, a las que ya hace tiempo que están en nuestra vida les colgamos etiquetas como que es simpático, antipático, gracioso, de confianza o simplemente un bala perdida.

Lo mismo pasa con los negocios aunque no nos queramos dar cuenta. Una empresa nos cae bien o mal en función de lo que comunique con su plan de publicidad. Decimos que nos cae bien si nos sentimos identificados con el estilo de su local, sus folletos, sus empleados… Por contra, decimos que nos cae mal o que no  nos gusta si el lugar es feo, sucio, el personal no es atento o no nos gustan sus cuñas en la radio.

 

Por eso es tan imporante que cuidemos la comunicación de nuestra empresa, que la llevemos a sitios donde se deje ver, caiga bien y digan de ella que es simpática porque todo esto se convierte en más invitaciones al baile, o lo que es lo mismo, más ventas.

Cuida a tu empresa como si de un hijo se tratase y crecerá sano y a salvo.

Cuando conocemos a las personas decimos que nos caen bien o mal, que si son de nuestro estilo o no, que si su personalidad nos gusta o no, si es divertida o si simplemente no la podemos ver porque no.


Share

Un comentario en “¿Por qué me cae bien este y no otro?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *