Cómo nace una marca – #1 El Nombre

Durante los últimos meses hemos descubierto una nueva tendencia en tresT Comunicación: abren más negocios. Si bien durante los años “negros” no hemos hecho prácticamente marcas nuevas, ahora, desde hace unos meses hemos empezado a recibir cada vez más encargos para diseñar marcas corporativas de negocios nuevos.

A la hora de abrir un negocio nuevo hay que tener muchas cosas en cuenta, sobre todo, burocráticas pero, también, de diseño e imagen. Hay que dotar de personalidad a nuestro negocio para que se distinga del resto.

En esta y en las próximas entradas vamos a desgranar algunos consejos para poder crear el nombre de nuestro negocio, darle una imagen corporativa e implantara en nuestro servicio y local de forma fácil y clara. ¡Toma Nota!

El nombre del negocio

Vamos por la calle y vemos negocios aquí y allá. Negocios franquicia, negocios locales, negocios muy elaborados en cuanto a concepto y diseño y negocios no tan elaborados y, en todos los casos, el denominador común es que todos tienen un nombre.

Poner nombre a tu negocio es el primer gran paso que hay que hacer en el establecimiento de un nuevo comercio y, tras él, hacerle una buena apariencia.

La elección del nombre marcará su espíritu, su filosofía.

Consejos para poner nombre a tu negocio

Nombre con gancho: El nombre de tu negocio tiene que tener ritmo, gancho, es decir, tiene que tener fuerza.

Fácil de leer, fácil de pronunciar: Es mítico en España el caso schweppes. Cuando la marca Schweppes quiso introducirse en nuestro mercado se vio con el gran inconveniente de que nadie, absolutamente nadie en España esta capaz de pronunciar su nombre. ¿Qué hizo Schweppes? Gastarse mucho, mucho dinero en “enseñar” a los españoles a pronunciar su marca. Para ahorrarte mucho dinero, procura que tu público ya sepa leer tu marca y tendrás una parte del camino recorrida.

Cierta Relación: Este punto no siempre es necesario pero en ocasiones parece conveniente. Si el nombre guarda relación con tu actividad será más fácil de que te recuerden y de que memoricen tu nombre.

Carácter Zen: A la hora de poner nombre a un negocio hay que tener en cuenta su filosofía. Si quieres abrir una frutería de barrio te sirve “Frutas Espe”. Por contra, si apuestas por un espacio de productos agrícolas naturales con decoración Hispter tu negocio deberá llamarse “La Huerta de Esperanza”.

Si estás falto de ideas, apuesta por el Naming: Si no sabes muy bien qué nombre poner a tu negocio siempre puedes apostar por la opinión profesional de una agencia de publicidad. En tresT te ayudamos a elegir bien el nombre de tu negocio a través del trabajo de Naming. En este proceso, estudiamos tu negocio y filosofía, te presentamos diversas opciones, todas ellas válidas, y eres tú quien tiene la última palabra.


Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *