Teresa Gavilà – El por qué de que NO te gusten los anuncios de Sixt

No me gusta el anuncio de Sixt

En las últimas semanas habrás visto en televisión varios anuncios de la nueva campaña de Sixt, bajo el slogan “A España le encantan los alemanes” y seguramente no te hayan gustado los anuncios – o al menos eso nos han transmitido muchos de nuestros clientes y amigos – pero ¿por qué no nos gustan nada estos anuncios?

“A España le encantan los alemanes”, nueva campaña de Sixt

El motivo por el que no te gustan estos anuncios es sencillamente porque no se han hecho pensando en ti. Cuando un anuncio te gusta, lo entiendes y logra que te guste el servicio o producto que te está vendiendo es porque los publicistas han conseguido llegar a su público objetivo, es decir, a ti. Tu eres el perfil de persona al que quieren dirigirse y, estudiando tus comportamientos y condiciones han llegado ha hacer un mensaje que conecta contigo. Esto es el nirvana de un publicista.

En cambio hay otras muchas ocasiones en las que el anuncio no te agrada. Es más, lo detestas. Esta situación puede darse por dos razones:

      Tu no eres el destinatario del mensaje: Puede ser que tu no seas el público objetivo del producto o servicio. Es decir, un anuncio de compresas, raras veces llegará a ser comprendido por un hombre o un anuncio de casa de apuestas para el fútbol no tiene “toques” femeninos porque, a pesar de que todo el mundo puede apostar, la mayoría de sus clientes son varones y se dirigen a ellos.
      Han fallado como publicistas: Otra de las razones por las que no te gusta un anuncio es, sencillamente, porque los publicistas han fallado con el mensaje y no han logrado “concetar” con el público objetivo.

El ejemplo perfecto de este último caso es la nueva campaña de Sixt. Con el slogan A España le encantan los alemanes no han conseguido conectar con el público estañol por varias razones.

Razones por las que no conecta el anuncio de Sixt con el público

      El slogan falla: En España tenemos una relación amor-odio con los alemanes por diversas razones. Pero por el propio orgullo nacionalista, ningún español reconocerá que “le encantan los alemanes”. Yo no tengo nada contra ellos, pero de ahí a que me encanten,….
      Otro de los factores en contra es el uso de tópicos negativos que se usan durante la campaña. A un padre no le gustará que ninguna hija suya traiga a casa a un maromo mientras él duerme, AUNQUE SEA ALEMÁN. Este hecho que podría ser de “humor” cae en la desgracia.
      Siguiendo con la secuencia de spots, exite uno en el que supuestos alemanes están en un restaurante de lujo y cuando les traen el vino lo tratan como vino barato para hacer sangría. Otro error. En España hay mucha cultura gastronómica, incluso me atrevo a decir que más que en Alemania y, a pesar de ello, nos tratan de catetos que usamos todos los vinos para hacer sangría

En definitiva, creo que esta no es una buena campaña y que Sixt se ha equivocado con estos mensajes. ¡Pero, igual es que no van para mi! ¿Y a ti? ¿Te gusta? Esperamos tus comentarios.

Share