Diseñamos el cartel del Concurso Literario de El Vergel y aquí te explicamos cómo lo hemos hecho

cartell premis literaris el verger

Una de las cosas más emocionantes que tiene la vida es perseguir las ideas, obsesionarse con ellas y como, al escribirlas o plasmarlas sobre el papel las acercan un poco más al mundo real.
Las ideas y la escritura van de la mano, sobre todo, si la idea es el hilo argumental de una novela, una poesía o cualquier otro tipo de género literario.
En la estrecha relación entre las ideas y la escritura, por extensión el papel, ha sido en lo que nos hemos inspirado para elaborar el cartel del VIII Concurso de Relatos Cortos “Mestre Tomás Espí” y el I Concurso de Poesía Homenaje a Vicent Carrió que ha organizado el Ayuntamiento de El Vergel y que se podrán presentar obras hasta el 30 de mayo.

Empezamos a trabajar en el posible diseño

Para diseñar este cartel, empezamos boceteando el símbolo que representa a la idea (la famosa bombilla) y lo fusionamos con una pluma, elemento clásico de escritura. Lo que buscábamos era la simbología entre una idea que se autoescribe al papel consiguiendo ser así una realidad. Ese trabajo es el que nos llena de satisfacciones, en el momento de realizarlo y más aún cuando finalizas la obra.
Deseamos que este cartel sirva como inspiración a todos los aficionados a la escritura y que se animen a participar plasmando sus tan valiosas ideas sobre el papel.

Para más información sobre cómo participar puedes dirigirte a la web del Ayuntamiento de El Vergel >> http://goo.gl/ZPw1VD

Share

Toni Ortolà – El funambulismo o como el diseñador busca el equilibrio

Diseño Gráfico o equilibrio de elementos

Una de las preocupaciones del día a día de los diseñadores es el equilibrio a la hora de realizar cualquier trabajo de diseño. A veces, hasta somos demasiado obsesivos, pero vaya, es casi una necesidad existencial. Lo tenemos que ver todo alineado entre si, a la derecha, al centro a la izquierda, todo menos nuestra mesa de trabajo. Nos pasamos la vida buscando la famosa proporción aurea, la regla de los tercios o infinidad de reglas, con guias, con cuadriculas base, con normas y explicaciones que a veces no entendemos ni nosotros mismos. Nos gusta el equilibrio y, es así, como debe ser un diseño. A más equilibrio, más agradable a la vista y a la percepción de los mensajes. Es mucho más fácil comunicar con algo ordenado que con un caos de mensajes amontonados y cuando se trata de comunicar hay que ser muy concreto con lo que se quiere decir y si empiezas a amontonar elementos estás dificultando la comprensión del mensaje.

Entonces, ¿el diseño se reduce al equilibrio? Pues no, como en todas las cosas siempre está la parte contraria. Si, también se puede comunciar con la falta de equilibrio. Una barricada en medio de una carretera transmite el mensaje de los manifestantes, porque ha roto el equilibrio normal de la circulación de coches y porque crea el caos. Si colocamos un elemento que rompe con la alineación, provocará que nos fijemos en él y, por lo tanto, estaremos desviando la atención hacia ese lugar. Esta “nota discordante” puede ser un eslogan, una imagen, un precio, lo que queramos que el receptor perciba en primer lugar y de forma clara.

Con esta pequeña reflexión de equilibrio o desequilibrio lo que pretendo es aconsejar a los diseñadores que hay que estar abiertos a todas las posibilidades con tal de comunicar el mensaje, ya que lo importante es COMUNICAR, no de que manera.

Share