Mailing tradicional o correo postal para llegar a tus clientes

Las modas van y vienen y, a pesar de que un día te juraste a ti mismo no volver a ponerte un pantalón de campana, una buena mañana te descubres luciendo unos que, además, te quedan de miedo.

Esto no sólo ocurre con la moda, pasa en todos los campos de la vida. Las tendencias cambian y, si no, que se lo digan a los hipsters. Hace un par de años atrás matamos e incineramos a los sellos y las cartas y nos atrevimos a augurar que a la oficina de correos “le quedan dos telediarios”, ¡y que engañados estábamos!

En plena era digital, sumergidos a todas horas, por placer y trabajo en la gran red de redes resulta que en el corazón de tresT aconsejamos a nuestros clientes el envío de cartas tradicional.

Mailing para empresas

El poder del sobre

Todos, y digo todos, envían correos electrónicos, hasta los piratas y tenemos la bandeja tan saturada que ha llegado a ser una molestia abrir el correo para comprobar que tenemos 26 correos por leer todas las mañanas, de los cuales 5 valen la pena -en el mejor de los casos-. ¡Ay, que bello cuando veías venir al cartero con su carro amarillo deseándote los buenos días!

Si todos envían correos electrónicos, enviemos nosotros cartas tradicionales, paquetes, correos certificados,… que vuelvan los matasellos y que los correos no entregados vuelvan a ser cartas machucadas y arrugadas con viajes intensos y emocionantes en vez de un frío mail delivery sistem.

El correo ha quedado relegado a la entrega de documentos oficiales, facturas, extractos bancarios, … Por eso, cuando recibimos una carta que no reúne las características anteriormente citadas, nos crea una alegría y un placer imposible de conseguir ni con el mejor de los mails hecho por plantilla especial de MailChimp.

Las cartas para empresas

Nuestro consejo

Haznos caso, envía cartas tradicionales a tus clientes, de puño y letra, ¡porqué no! Marca la diferencia con tu competencia y si, además, incluyes un regalito en el sobre, la experiencia de tu cliente con él será como la de un niño la mañana de Reyes.


Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *